El presidente de FEDECÁMARAS, Francisco Martínez, afirmó que la sociedad venezolana enfrenta enormes retos económicos en la actualidad porque no logra satisfacer sus necesidades básicas y no está actualizada con los cambios que están surgiendo en los países petroleros.

“El fin de la era petrolera está más cerca de lo que creemos. Es por eso que el sector empresarial debe propiciar una rápida reactivación de su aparato productivo”, expresó el líder gremial durante su discurso de cierre en la Septuagésima Segunda Asamblea Anual de FEDECÁMARAS, Construyendo País y Futuro.

Martínez explicó que este escenario precario y pobre de la economía se originó en políticas gubernamentales equivocadas que hicieron a Venezuela aún más dependiente de sus hidrocarburos.

Ante esta situación, FEDECÁMARAS recomienda al Gobierno nacional las siguientes acciones: crear urgentemente un mercado cambiario para el acceso de divisas que permitan comprar bienes de capital e insumos para la producción; rendir cuentas públicamente de las asignaciones en los mercados de divisas gubernamentales; derogar la Ley Orgánica de Precios Justos que deja en manos del Estado la decisión unilateral de colocar precios a los bienes de consumo; implementar un programa integral de combate contra la inflación; renegociar la deuda externa venezolana; y abrir un corredor humanitario para recibir alimentos y medicinas que tanta falta hacen a las familias.

Estas medidas aliviarán la crisis y estimularán las capacidades creativas de la población para hacer frente a la escasez, dijo Martínez. Asimismo, esta política integral de cambio económico debe ir acompaña de proyectos de infraestructura y recapacitación de los talentos en las organizaciones para abandonar la dependencia petrolera y diversificar la economía.

FEDECÁMARAS es un factor fundamental de la vida económica nacional y, por eso, denuncia el profundo deterioro de las condiciones sociales de vida y también propone medidas macroeconómicas para corregir las distorsiones fiscales, monetarias y administrativas culpables de los problemas el país.

“Realmente sí, Venezuela tiene esperanza, y mucha esperanza”, concluyó el presidente de FEDECÁMARAS, quien invitó al pueblo venezolano a participar y a exigir que estos cambios se den para mejorar su calidad de vida y construir juntos el futuro de todos.

¿Son posibles los consensos?

Durante la 72° Asamblea Anual de FEDECÁMARAS, se dio en la sede del ente gremial un conversatorio en el cual participaron representantes de distintos sectores del país. Cada uno de ellos hizo aportes importantes en la búsqueda de soluciones para los conflictos políticos, tan vinculados al problema económico.

“Este país va a cambiar, y el diálogo no puede ser para escribir en piedra las realidades que estamos viviendo. Hay una enorme decisión de que este modelo que hoy nos gobierna no puede seguir. Tenemos que avanzar entendiendo el momento histórico que nos tocó, estamos en una bomba de tiempo y solo se podrá solucionar si abrimos canales para que la gente drene, se exprese, como el revocatorio”, dijo el diputado a la Asamblea Nacional, Miguel Pizarro.

Para la rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha, el país puede poner su esperanza en los jóvenes estudiantes de todas las casas superiores de estudio, quienes aportarán sus conocimientos y serán fundamentales en estos momentos.

Debemos dejar de hablar de un país polarizado, opinó Monseñor Víctor Hugo Basabe, Secretario General de la Conferencia Episcopal, porque la mayoría de los venezolanos se han puesto de acuerdo en que se enfrentan a graves problemas y que los líderes políticos deben asumir sus responsabilidades. “La gente quiere aprovechar cualquier espacio democrático que se le conceda para expresar su deseo de cambio, y creo que eso es imparable”, aseveró.

El Secretario General de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo, del Gas, sus Similares y Derivados de Venezuela, José Bodas, indicó que está de acuerdo con cualquier diálogo, pero con la condición de que se digan las verdades de la clase trabajadora. “No puede ser que los únicos que paguemos esta crisis seamos los trabajadores que no la producimos”, puntualizó.

El primer vicepresidente de FEDECÁMARAS, Carlos Larrazábal, destacó que el conversatorio es una muestra elocuente de la voluntad de los empresarios de dialogar con distintos grupos y sectores para conseguir consensos necesarios ante la crisis que afecta a todos por igual.

 

Prensa FEDECÁMARAS
28 de junio de 2016

Pin It on Pinterest

Share This