Es absolutamente falso que con la creación del Consejo Nacional de Economía Productiva, se ha rescatado la confianza del sector empresarial privado del país, como lo afirma el Vicepresidente para el Área Económica, Miguel Pérez Abad, afirmó el presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez.

El líder del empresariado, señaló que “eso es absolutamente falso”, emplazándolo a que diga ante el país, cuales son los elementos que generan esta confianza, cual es el verdadero marco regulatorio que rescatan esta confianza para que las inversiones retornen al país, cual es el sistema que garantiza la seguridad personal, jurídica de los bienes y de las personas, cual es la garantía de tener realmente una macroeconomía con las variables adecuadas para que el sistema productivo pueda prosperar, donde está el sistema que permita, en forma fluida, constante, confiable y para todo el mundo tener acceso a las divisas.

“Donde están esos elementos que realmente son los que verdaderamente estimulan la confianza en un inversionista o en un empresario del país, ninguno de estos elementos aparece en el escenario; mas bien, por el contrario, las mismas variables y elementos económicos que se aplicaron en el 2014, que se empeoraron en el 2015, prevalecen todavía en el 2016, con tendencia a empeorar, con la agravante que no se está haciendo nada, ya que cada día que pasa, sin que se tomen las medidas económicas para corregir los entuertos de una economía y una crisis que es la peor que hemos vivido los venezolanos, ya se está comprometiendo la actividad económica del año 2017, entonces mál puede decir Pérez Abad que estamos en una economía realmente fluida, donde hay confianza, cuando el venezolano con su chispa tradicional asegura, que la calima que hay en Caracas, era por que se habían fundido los 14 motores del Gobierno”, señala Martínez.

Solo dos días se trabaja en el país

En cuanto a la decisión del Ejecutivo de decretar los días miércoles y jueves como no laborables, Martínez señaló que el país nuevamente recibe la sensación de la paralización del país, ya que en la administración pública solamente se trabajará dos días a la semana, decisiones sorpresivas e inconsultas.

“Este tipo de medidas va a afectar enormemente la operatividad de la producción de bienes y servicios en Venezuela”, aseguró.

Expresa que causa asombro como un país en crisis, que requiere 24 horas diarias de trabajo, para poder recuperar el terreno perdido, no solo hay que enfrentar todos estos mecanismos de controles que dependen de la burocracia del Estado, sino que ahora se cierran los espacios para poder cumplir con la permisería y todas las actividades que tienen que ver con el aparato burocrático del país, cuando se reducen los días laborables, afectando la producción de bienes y servicios, impactando sobre la escasez y el desabastecimiento, señaló Martínez.

(28-04-2016)

Fuente: El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This