Las últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional señalan que mientras la recuperación mundial continúa luchando por afianzarse, el crecimiento en América Latina y el Caribe se muestra de nuevo a la baja y se prevé que en 2016 se contraiga 0,5%, por segundo año consecutivo.

En “Perspectivas económicas: Las Américas”, del 27 de abril pasado, se cita que esta desaceleración supone dos años consecutivos de crecimiento negativo, por primera vez desde la crisis de la deuda de 1982–83.

No obstante, la cifra oculta que la mayoría de los países siguen creciendo, de manera moderada pero segura, mientras que un pequeño número de economías — la mitad de la economía de la región— se enfrentan a una recesión, por factores internos.

En el caso de Venezuela, se señala las cifras negativas del 2014 (-3,9%); 2015 (-5,7%); 2016 (se vislumbra -8,0%) y el próximo año 2017 (-4,5%). En suma, para 2017, el FMI prevé que el crecimiento regional repunte al 1,5 por ciento.

El informe del FMI refleja una demanda externa débil, un nuevo descenso de los precios de las materias primas, condiciones financieras volátiles y, en el caso de algunos países, importantes rigideces y desequilibrios internos.
Muchos países han experimentado fuertes depreciaciones del tipo de cambio, por el deterioro de los términos de intercambio y la demanda externa.Se prevé que México siga creciendo a un ritmo moderado del 2,4 por ciento en 2016. Los países de América Central se han beneficiado de los bajos precios petroleros.

Fuente: El Universal

Pin It on Pinterest

Share This