La industria de alimentos denuncia retardos en la emisión de la guía de movilización o Sistema Integrado de Control Agroalimentario (SICA), razón por la cual cada vez se encuentra menos comida en el mercado y los saqueos se hacen frecuentes.

Al respecto, Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), hizo un llamado a la tranquilidad. Pidió a los consumidores mantener la calma y no faltar a la ley.

“No podemos pasar de víctimas a victimarios”, manifestó el experto, quien destacó que si bien la población venezolana es la más afectada con la actual crisis económica, la caída de la producción, el desabastecimiento, la aplicación del captahuellas, la colas y otros, no se puede infringir la ley y ser el agresor.

Subrayó que los venezolanos han sido objeto de una larga lista de violación de derechos constitucionales, ya que esta se refiere al acceso permanente y oportuno de los alimentos. Sin embargo, “no podemos tomar la justicia por nuestras propias manos. Sólo nos queda exigir de manera formal y legal el respeto de nuestros derechos… De no ser así poco abonaríamos al terreno para que estos se respeten”.

Recordó que los derechos de una persona terminan donde comienzan los de las otras y ninguna sociedad puede vivir irrespetando dicho pensamiento. A partir de dicha premisa, rechazó por tanto los saqueos.

Por su parte, Alberto Gámez, presidente de Fedecámaras –Lara, manifestó que las industrias también son víctimas de las políticas económicas. Lamentó que el venezolano atraviese la presente situación y se muestre desesperado, al punto de saquear comercios y transportes de carga. Sin embargo, apuntó que la solución está en manos del jefe de Estado.

En todo el país han habido saqueos y eso no es más que resultado de la crisis que vivimos todos. No tenemos cómo producir, por tanto no llevamos muchos productos al mercado… Lo lamentable es que lo poco que se saca también lo saquean y las pérdidas son mayores tanto en industrias como en comercio.

No correr la arruga

En opinión del presidente de Anauco, el Gobierno nacional debe prestar atención a lo ocurrido y tomar medidas reales, “no las maquilladas”, como la entrega de bolsas de comida, que bajo su apreciación sólo “corre la arruga”.

La ecuación matemática no es la adecuada en el país. Se debe entender que hay más demanda que oferta. Cuando ocurra lo contrario todo volverá a la normalidad.

Sobre los retardos en la emisión de las guías de movilización de mercancía, acotó que más allá de esto, el problema reside en el control que representa por sí mismo un retardo para una fluida distribución de alimentos.

Subrayó por tanto que el SICA en sí mismo, así como cualquier otro proceso o sistema que impida el acceso permanente y oportuno a los alimentos, representa una violación a los derechos del consumidor.

Para Gámez el retardo en la emisión de las guías “no es sino causada por los Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Distribución), ya que quieren sólo distribuir los alimentos a través de esta vía”.

Es el gobierno el que hace las guías y con esto siguen entorpeciendo nuestro trabajo… Direccionan nuestra mercancía, dicen hacia dónde va, pero lo que nos preocupa de todo esto es que además de los retardos en su emisión, pareciera que pasaran el dato a quienes saquean nuestros camiones y por eso los esperan.

Indicó que las empresas han comenzado a negarse a asegurar sus mercancía de traslados, como solía ocurrir con anterioridad, y que ha perdido valor contratar guardaespaldas para escoltar estas o en su defecto enviar varios camiones juntos, puesto que igualmente los saquean.

Por este motivo, diversas compañías productoras han comenzado a vender en puerta, desde sus despachos, a fin de no asumir posibles riesgos de saqueo.

Gámez agregó que diariamente desaparecen en el país 268 empresas, según datos de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción en Venezuela (Fedecámaras) y la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del estado Zulia (USEZ), y que de mayo de 2015 a mayo de 2016 se perdieron 101.282 puestos de trabajo en el país, lo que a su vez restringe el aparato productivo en el país.

Detalló que por esta y otras problemáticas el 87% de los anaqueles del país están vacíos.
Como directivo de Fedecámaras pidió al gobierno tomar medidas puntuales, ya que ni siquiera las empresas estadales tienen capacidad para suministrar alimentos a la ciudadanía.

Fuente: El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This