El sector privado habría cerrado, entre 2015 y el presente año, 62 mil puestos de trabajo, lo que contradeciría lo expuesto por el vicepresidente de Planificación y el Conocimiento,  Ricardo Menéndez,  quien informó que en los últimos tres años  se han creado en el país 620.392 nuevos empleos.

Tal aseveración fue realizada por Alberto Gámez, presidente de Fedecámaras-Lara, quien señaló que la cifra ofrecida por el funcionario público no coincide con la realidad del país, a menos que el Gobierno tome para este cálculo “a los bachaqueros”.  Subrayó que en los últimos años en Venezuela no se han creado puestos de trabajo dignos. Por el contrario, cada vez son más las empresas que cierran sus puertas.

Por su parte, Neomar Andrade, representante regional de Alianza Sindical Independiente (ASI), manifestó que la compleja situación productiva, difícilmente permite apreciar un incremento en la oferta laboral. Calificó la cifra aportada por el ministro Menéndez como “audaz y precoz”, además que señaló que en Venezuela las propuestas laborales han registrado una significativa caída.

-Se aprecia que empresas de gran trayectoria en el ámbito de la producción venezolana, más bien cierran líneas de producción por falta de materias primas… Tenemos en Lara a la P&G, Kraft y Nestlé.

Recordó también que empresas Polar mantiene suspendidos de sus labores a más de 10 mil trabajadores, sumado a que compañías pequeñas presentan un franco retroceso, al punto de que “podrían desaparecer”. Subrayó que esta situación se repite en entes privados y públicos, por lo que  muchos trabajadores también incursionan en el mercado de la economía  informal.

Al respecto, el abogado laborista Domingo Salgado, dijo que no pondría en tela de juicio los números ofrecidos por el Gobierno. Sin embargo, el problema radica en que no existe un equilibrio entre los puestos de empleo que se generan y los que desaparecen.

“Para nadie es un secreto que las empresas privadas, en los últimos años, se han venido en merma, y por tanto el número de empleos, lo que pudiera tener como causa, las políticas erradas que mantienen la inamovilidad laboral y limitan a los empresarios para ser más productivos, así como la situación económica, que ha hecho que reduzcan costos productivos y plazas de trabajo”.

A consultarle al especialista en leyes cómo logran reducir la oferta de trabajo si existe inamovilidad laboral, apuntó que las empresas han apelado negociaciones directas con los trabajadores para su salida de manera autónoma, incluso cuando incurren en faltas graves.

A esto sumó que los cortes eléctricos y falta de mercancía, además de materias primas, según sea el caso, limita la generación de nuevos empleos.

Empleos públicos

Andrade indicó que en la cifra aportada por el ministro, podría corresponder a generación de puestos de trabajo en la nómina pública, lo que a su vez incrementa el gasto público, que también registra un aumento con la formulación de nuevos ministerios y poderes.

“Hay más empleados del sector público, pero también hay más deuda. Ellos ni siquiera perciben los aumentos del mes de marzo, sin contar con el de mayo… El punto no es que aumenten el número de empleos, sino que se empobrece cada vez más el bolsillo de los venezolanos”, manifestó   el representante de los trabajadores, quien precisó que las actuales condiciones de país no dan garantías de empleo digno.

En opinión del representante de ASI las políticas de incremento salarial se han vuelto “absurdas”, ya que no existen políticas económicas que impidan que haya una fuerte incidencia inflacionaria sobre sueldos y salarios.

Considera posible que en el año se decreten otros dos aumentos salariales, calificados por él como “populistas”, ya que sólo engrosan la deuda pública.

Sin embargo, Gámez dudó que la cifra mencionada por el ministro Menéndez, corresponda empleos públicos, ya que las mismas empresas del Estado se mantienen produciendo por debajo del 50% de su capacidad operativa.

Salgado subrayó que “la burocracia en Venezuela se ha incrementado en los últimos años. Basta revisar el número de ministerio que existían hace 15 años y el número actual… Por otro lado, muchas de las empresas expropiada tienen una nómina duplica la que existía cuando eran manejadas por sector privado; eso no es empleo productivo, sino demagogia y burocracia”.

Datos

Salgado manifestó que es necesario, conoce la diferencia entre el empleo y el subempleo.

Detalló que “nos encontramos frente al subempleo cuando tenemos trabajadores con altas competencias, realizando actividades por debajo de la preparación que el mismo tiene, o devengando ingresos muy por debajo que los que tendría que generar con ocasión a la preparación intelectual y técnica del trabajo”.

Manifestó que el subempleo bajo esta última descripción ha incrementado su presencia en la sociedad venezolana, en especial con el reciente decreto de aumento salarial, lo que genera que los trabajadores reciban sueldos que no les permiten cubrir sus necesidades viéndose obligados a acudir a mercados de trabajo como el informal o emigrar al exterior.

Fuente: El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This