Venezuela está inmersa en un severo conflicto político y social. Si no se da el espacio adecuado según la Constitución, para que la población se exprese libremente por la democracia, probablemente se sigan registrando escenarios indeseables y procesos de anarquización, cuyas consecuencias las pagan empresarios, consumidores y la sociedad civil en general.

Así lo expresó Francisco Martínez, presidente de Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), quien indicó que las mermas registradas por el sector, motivado a los reciente saqueos o acciones de calle que impiden continuar con la actividad productiva, son elevadas.

Si bien el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) no publican datos oficiales sobre la realidad país, la cúpula ha realizado registros particulares, los cuales expresan incremento continuado en el volumen de las pérdidas.

-Si tomamos en consideración un día de manifestación, es muy difícil que operen los negocios porque muchas vías están cerradas, lo que impide la llegada de los consumidores.

Agregó que por ello es preciso mantener protocolos y acuerdos especiales con los trabajadores, en especial aquellos que deseen expresar su malestar a través del derecho a la manifestación. Asimismo, se requieren planes de seguridad que permitan resguardar la integridad de las personas y bienes.

El contexto antes descrito acarrea incidencias y costos adicionales, así como la pérdida del costo de oportunidad por aquello que se deja de vender. Los gastos se reproducen, pero no así los ingresos, lo cual genera una brecha de pérdidas en las empresas.

Pérdida del tejido empresarial

El sector ha perdido el 60 % del tejido empresarial en los últimos diez años. De 12 mil industrias anteriormente activas en el país, en la actualidad solamente se mantienen en funcionamiento cerca de 5 mil que laboran al 35 % de su capacidad instalada, cifra que según Martínez resume la razón de la escasez.

A pesar de ello el Gobierno nacional no revierte sus políticas económicas ni el Plan de la Patria. “No tienen un acto de humildad o de valentía al reconocer su equivocación”. De no haber rectificación, será complejo responder a las necesidades del venezolano.

A pocos días del 1º de Mayo

El empresario entiende, tras el hábito del Gobierno, que habrá un incremento salarial trimestralmente, a fin de intentar nivelar el poder adquisitivo del venezolano con el índice de inflación. No obstante, en opinión de Martínez, no hay sistema salarial que recupere el poder real de compra de los ciudadanos, si no se acompaña de un plan de control estricto de la inflación, cuyo “único generador” es el Gobierno nacional, por gastar más de lo que percibe.

En la brecha de ingresos y egresos se ejecuta un financiamiento monetario que inyecta liquidez en una economía sin bienes y servicios, lo que a su vez genera procesos de aumento de precios, especulación, acaparamiento y otras prácticas que afectan la estabilidad de los venezolanos.

En la medida en que sean cada vez mayores las pérdidas, y estas no se puedan sostener, el cierre de empresas será inevitable.

Acotó que los únicos medios que tiene el sector para financiar los incrementos salariales son “meterse las manos en el bolsillo” o acudir a la banca para solicitud de apoyo. Sin embargo, los recursos propios se han acabado y el sistema financiero carece de condiciones para apoyar a la empresa.

“Estamos en una situación sumamente precaria y cada vez se compromete más la posibilidad de que no nos mantengamos operativos”, dijo Martínez, quien expresó que la labor del sector ha sido “titánica” y, “esto es así porque el empresario cree en Venezuela y tiene un compromiso con el país”.

Esperan por el Dicom

El sector espera se concreten los cambios anunciados para el sistema de adquisición de divisas en el país.

El empresariado sostiene que no habrán mejoras mientras no haya un sistema de transacción de divisas fluido, constante, confiable y de libre acceso para todas las empresas venezolanas.

Rechazó la excusa de que “por una cuerda de empresarios ladrones” se deba mantener el sistema de controles, ya que “la única manera de robarse los dólares es en componenda con los funcionarios que tienen el poder de la firma y responsabilidad de otorgar las divisas”.

Exhortó a denunciar a quienes cometan actos delictivos de este tipo.

El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This