Ningún inversionista en su sano juicio, va a traer un solo dólar o va poner algún dinero en este país, hasta tanto no existan las condiciones de confianza que permitan la seguridad de las personas y de los bienes para que las empresas puedan prosperar y entrar en ese círculo virtuoso de la productividad, la generación de riqueza, generación de empleo y pago de salarios dignos.

El pronunciamiento lo hizo el presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, en el marco de la celebración del Consejo Nacional de la organización empresarial, quien advierte que todas estas condiciones es lo que debe constituir una verdadera economía de mercado, donde exista el balance entre la oferta y la demanda, donde sea el mercado el que fije los precios justos en función de la competencia, indicando que ojalá que esto se consiga en medio de un marco democrático, como el que tuvimos en el pasado y que necesitamos tener y rescatar en estos momentos.

Sobre la situación de la inflación, dijo que hoy en Venezuela apenas estamos desempolvando los libros para ver como enfrentamos la hiperinflación, cuando en el resto de los países del mundo apenas hay índices de inflación cercana a un dígito bajo, esto evidencia que el país está de espaldas a lo que debería ser toda la actividad económica, así que debemos tratar de empoderar y volver a rescatar el poder económico a través del ataque y el abordaje de la inflación y no con el horizonte de más allá de dos meses a lo que nos tiene acostumbrados el gobierno.
Fedecámaras defenderá la democracia

Asegura que la posición institucional ante esta crisis, es única y exclusivamente, continuar alertando al país, que no se pueda manipular ni la Constitución ni tratando de cerrar los espacios democráticos que son tan importantes para que la voluntad se exprese, advirtiendo que mientras esas cosas sigan sucediendo, es difícil que podamos generar esos climas de expansión que se requieren en el país para las inversiones y vamos a tener el progresivo deterioro de la institucionalidad democrática en el país y yo creo que Fedecámaras tiene que estar en la acera de enfrente defendiendo a la nación, para proteger la democracia, como está en nuestros principios fundamentales y en nuestros estatutos.

Francisco Martínez admitió que el sector empresarial no ha sido llamado, para informarle en torno a la aplicación de las nuevas medidas en materia cambiaria, hasta ahora sólo estamos enterados del tradicional anuncio que van a hacer en función de la tasa cambiaria y del sistema cambiario.

-Nosotros vamos a seguir exhortando al Gobierno nacional, que se debe tener ese sistema confiable, fluido y constante y por sobre todo, que permita el libre acceso a las divisas para todos los ciudadanos y para todas las empresas, para poder planificar la producción de bienes y servicios en el país. Ojalá que en el momento, o sea antes de Semana Santa tengamos ese anuncio que vaya en esa dirección, en la despenalización del sistema cambiario, de la unificación cambiaria para eliminar las distorsiones sobre la economía, lo que hemos venido reclamando desde hace mucho tiempo, pero el gobierno nacional, hace caso omiso de eso, aseguró.
Solidaridad mundial

Aseguró que ante la ruptura del hilo constitucional, muchas organizaciones empresarial internacionales, han llamado a Fedecámaras expresando su solidaridad, e incluso exhortaciones al gobierno para recuperar y proteger todo lo que es el fortalecimiento de la democracia en el país, a cumplir con todo lo que es la Constitución y el marco de las leyes, y sobre todo establecer esa sinergia tan necesaria entre el sector público y el sector privado, a lo cual se suma la preocupación de diversos gobiernos del mundo que han expresado su preocupación en torno a lo que viene ocurriendo en nuestro país.
Cifras económicas preocupantes

Afirmó que las cifras que se conocen son extraoficiales, una caída del PIB cercana al 20 %; una inflación que oscila entre 700 % y 800 %, se requieren US$ 10.000 millones para el pago del servicio de la deuda en los próximos cuatro años, lo que genera gran inquietud, por cuanto limita la actuación operativa para poder manejar importaciones de materias primas e insumos, en un país donde dependemos altamente de las importaciones, donde tenemos el nivel de producción mermado en más de 70 %, las empresas están utilizando entre el 35 % y 40 % de su capacidad instalada, están reducidas al máximo la capacidad de producir nuestros propios alimentos, bienes y servicios, de manera que la tarea es dura, así como también las políticas y decisiones macroeconómicas de ajustes que hay que tomar, son muy duras y severas y requieren del consenso del país y no se observa que exista la voluntad política por parte del gobierno, que insiste en seguir esta ruta equivocada de un modelo que tiene sumergida a Venezuela en el hueco donde estamos y en esta profunda crisis.

El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This