Las firmas internacionales critican la actitud de Petróleos de Venezuela con respecto al canje de bonos 2017 y 2017N por uno nuevo con vencimiento en 2020. Afirman que la compañía no ha sido consistente en su mensaje y ha sugerido la posibilidad de caer en default.

Barclays Capital indica que el gobierno ha manifestado, en reiteradas oportunidades, que pagará a los tenedores de bonos que no participen en el canje. Sin embargo, un primer cambio de tono sobre el tema vino del presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio del Pino, en una entrevista en la cual señaló, el viernes pasado, “que todas las opciones estaban sido evaluadas”.

Según la firma británica, esa posición duró menos de 24 horas, pues el presidente Nicolás Maduro aseguró ese día que su gobierno continuaría pagando el servicio de la deuda. “El gobierno siempre ha percibido un default como una medida excesivamente costosa. Más allá de eso se ha preferido implementar un recorte drástico y doloroso de importaciones antes que evitar pagar el servicio de la deuda”.

Barclays Capital destaca que el riesgo de default existe pero cree que probablemente seria una decisión “oportunista” del Ejecutivo. “Venezuela no es conocida por su transparencia, pero las estadísticas disponibles sugieren que tiene al menos la capacidad de hacer los pagos por el resto del año. Adicionalmente, no se han revertido los cortes de importaciones, la tendencia a la declinación de la producción petrolera ha sido contenida por los últimos tres meses, y aún existen activos significativos”.

El informe también reseña que las opciones del gobierno para evitar el default son pocas “pero parece adecuado esperar por una recuperación de los precios del petróleo para evitar un evento crediticio, particularmente a la luz de de los retos políticos que están por venir. Pdvsa no paree estar ganada a llevar a cabo el canje a cualquier costo”.

En tanto, Bank of America refiere que el riesgo de default no ha motivado a los inversionistas a participar en el canje. Los precios del petróleo más bajos tienen un efecto adverso en la habilidad de la compañía para generar efectivo. Un canje exitoso podría dar algún respiro a corto plazo. “Si no es exitoso, Pdvsa no sería capaz de efectuar los pagos pautados de la deuda existente”. Recuerda que la compañía tiene que cancelar un millardo de dólares el 28 de octubre del 2016 y 2 millardos de dólares de intereses de los bonos 2017 en noviembre de 2016. Ante esta realidad y la posición de Pdvsa, para la firma “existe una gran incertidumbre de que la petrolera pueda pagar sus deuda”.

Fuente: El Nacional

Pin It on Pinterest

Share This